Friday, February 14, 2014

Beaucoup plus de navires

William Turner


Willem Van de Velde the younger

Claude Joseph Vernet

Hendrik Cornelisz Vroom

Rembrandt

Aelbert Cuyp

Jan Procellis

Simon de Vlieger

Jan van de Cappelle

Hendrik Dubbels

Ludolf Bakhuizen

Reinier Nooms

Abraham Storck

Jan Abrahamsz Beerstraaten 

Bonaventura Peeters

Peter Monamy

Wednesday, February 12, 2014

Les navires pirates

Lieve Verschuier

El siglo de oro holandés nos regaló nuevos géneros y temas pictóricos, uno de mis favoritos son las escenas marinas y aunque también favorezco los bodegones con animales y las escenas de granja, la verdad es que uno de mis sueños es viajar en barco. Este cuadro se llama "Het Kielhalen" que en inglés es "The Keelhauling" y en español se conoce como 'pasar por la quilla'; una castigo entre marineros y piratas que casi siempre terminaba en decapitación, desmembramiento o muerte por ahogo. Encontré material sobre el tema buscando la letra de una canción y gracias a eso descubrí otras escenas marinas del mismo autor, Lieve Verschuier, hasta ahora mi preferido en el género era William Turner, pero creo que eso ha cambiado permanentemente; mis disculpas John Ruskin. 








La canción culpable de todo esto, y sí, claro que me encantan los piratas... y los vaqueros y los ninjas y los jedis.




Y con el año nuevo llegan ganas de viaje y nuevos vientos, también coincidió con un re-visitar de algunos géneros musicales que tenía olvidados y una devorada maratónica de todas las temporadas de "Game of Thrones". Nuevas cosas me inspiran y tengo nuevas metas, no sé cómo vaya a afectar esto al blog, pero procuraré no desaparecer tan a menudo.


Y un regalito que aunque esté en inglés espero lo aprecien tanto como cuando lo descubrí. CLICK AQUÍ. De 1915 una versión digitalizada (en alta calidad) de La Isla del Tesoro con ilustraciones de Louis Rhead, si después de esto no quieren un maratón de Piratas del Caribe y repetirse la saga del Unicornio de Tintin, he fracasado como bloguera.

Bisous!

Wednesday, February 5, 2014

Le béret : tout sur le béret

Cuando hicimos el taller de maquillaje "pinup" en Coucou hablamos de las diferentes maneras en las que se puede usar una boina y aprovechando mi obsesión con ellas, hoy les traigo cuatro maneras de usarlas; hay más, pero estas son a las que suelo recurrir con más frecuencia.
El champiñón: Aquí el punto es cubrir toda la cabeza y que la boina se detenga en la frente, la idea es que se vea centrado y como un honguito. 
Ajustada y de lado: El aspecto de la boina ladeada es el más popular, pero tiene que asegurarse con ganchitos, sin embargo si sacamos el borde de la boina podemos ubicarlo sobre la cabeza y luego inclinar el exceso de tela para lograr el mismo estilo sin tener que asegurarla.
Sobre la corona: Este estilo es muy popular sobretodo con las que son tejidas, es muy práctico y si tienes flequillo puedes incluso poner todo el cabello dentro de la boina y dejar lucir el copete. 
Inclinada: Aquí no tengo ganchitos pero es mejor usarlos si vamos a salir y no queremos perder la boina.

Tuesday, January 28, 2014

Fleurs noires


He estado haciendo diademas de flores, de pronto se me antojan siluetas más clásicas, encajes y volados. Creo que se debe a mi nuevo trabajo y a una nueva necesidad de formalidad; en este momento me inspiran imágenes eduardianas y victorianas. Es por este nuevo trabajo y otros asuntos, que el blog está abandonado, pero pueden seguirme en "Tumblr" o "Instagram" donde suelo publicar con más frecuencia.

Friday, January 17, 2014

Edwardian



Cundo Maps habló de hacer retratos, me animé de inmediato y luego de un par de conversaciones con él, pude notar la seriedad que tiene respecto a su trabajo, no solo me gustan sus fotos, me gusta la actitud con la que asume lo que hace. Las primeras imágenes que compartí, fueron algo del momento, una idea muy espontánea que resultó mejor que aquello que habíamos planeado. Sin embargo esta única foto, resonó un poco más y me trajo un par de cosas a la cabeza.
Cuando pienso en retratos inmediatamente pienso en pinturas; la fotografía nunca sido ni mi fuerte y apenas si puedo nombrar algunos autores sobresalientes. Esto no significa que no me guste, pero si digo retratistas la conexión la hago inmediatamente con la pintura y si tengo que nombrar uno, sería Joh Singer Sargent, Maps hizo un gran trabajo y quisiera creer que en esta foto me veo como una dama eduardiana (Salvo por el pelo, que es más años 30s que gibson). 
Este pintor, John Singer Sargent, americano, formado en París y marcado por el escándalo, es reconocido como uno de los retratistas más prolíficos de su época. Pintó cerca de 900 óleos y algo más de 2000 acuarelas; sin embargo al final de su carrera cuestionó su trabajo formal y se dedicó a los murales y al plenairismo. Ya sea que prefiriera los paisajes y las acuarelas sobre el óleo y los retratos; se le sigue recordando es por los últimos, que están aquí para ser contemplados.  
Estudió en un escuela progresista, lo cual explica su trazo despreocupado y la ausencia de difuminados relamidos, practicó la técnica de Diego Velázquez y la perfeccionó en sus retratos; en esta, el pincel se carga con pintura y se dibuja directamente sobre la tela con los óleos.


Centésimo


 


 


Y para esta entrada especial, la número 100, les comparto el trabajo de Maps y unas fotos que hicimos juntos. La intención del fotógrafo era incluirme en su portafolio de retratos, así que en esta oportunidad lo importante no es mi vestido sino el talento de Maps. Los invito a que visiten su portafolio.

Wednesday, January 15, 2014

No comprar ropa


John Collier

La reacción de mis lectores ante mi resolución del 2014, me sorprendió demasiado y la verdad no entiendo porque mi determinación les resulta tan inaudita. Hablemos entonces de mi relación con la ropa. 

Cuando era niña prefería los vestidos y las sandalias y no tuve un par de pantalones sino hasta que me exigieron unos para una actividad en el colegio. Como cualquier otra nena, ciertas cosas que se ponían de moda entre las chicas de mi edad me interesaban y a veces se las pedía a mis padres, pero prefería juguetes y libros sobre zapatos y faldas. Luego llegó el bachillerato; entrar a otro colegio significó muchas cosas, no me sentía bien, ir a las actividades en la tarde era recibir comentarios malintencionados por parte de los compañeros, quienes no aprobaban el uso de un mismo pantalón todas las semanas. Aquí es cuando aprovecho y me disculpó con mi mamá, pues nunca debí haber puesto tanta ansiedad sobre nosotras en función de gente tan ridícula. Creo que nada de lo que usé para ahorrarme comentarios me gustó, que desperdicio de tiempo y de dinero. 

En este punto les digo que NUNCA extrañaré el colegio y que cuento con los dedos de una mano las personas a las que hoy saludaría (y sobran dedos). Pero la venganza de los nerds la podemos dejar para otra entrada.





Ya en la mitad de mi vida colegial descubrí el hermoso poder de los audífonos y Robert Smith fue la banda sonora de mi angustia adolescente. Pero según mis compañeros me volví satánica; total era "gorda", mal vestida y no se que otras barbaridades, que me hacían indigna de tan exquisita compañía. El negro y los taches no fueron una etapa, de haber sido una, yo estoy llena de ellas, pero sí fue un punto intermedio necesario para darme cuenta del vínculo estrecho que siento con la forma de presentarme visualmente. Lo mejor del negro fue ser rechazada por toda esa gente que jamás valdrá la pena, era como un filtro social, el mejor de todos y me ahorraba el tener que desgastarme escuchando pendejadas. 

Luego del colegio y durante la universidad, trabajé en una tienda de regalos y como profesora de inglés, lo que me facilitó presupuesto para las cosas que me gustaban en ese momento; calaveras, gafas de sol, estampado de leopardo, camisetas de bandas o de cosas divertidas... etc. La mitad de lo que usaba en materia de accesorios era hecho por mí y el tiempo que pasé estudiando diseño de modas fue de gran ayuda para elaborar no solo mis accesorios sino un cosplay de Pikachu, con el cual, modestia aparte, me gané un primer puesto. 

Pero cuando me retiré de diseño de modas, me empecé a sentir mal y entonces me deshice de la mitad de mi armario colorido, aunque conservé lo suficiente como para tener que ponerme para ir a la nueva universidad y cursar esta otra carrera. Mi uniforme de universitaria consistía en: Camisas de manga larga o un cárdigan, pantalón negro y bailarinas del mismo color. Monocromático, oscuro y siempre me veía igual, según mi mamá.

Tras un par de años de ocuparme poco por la ropa; o sea de acumular cosas viejas, sentirme mal con la mayoría y usar siempre lo mismo, tomé la determinación en 2011 de tener dos opciones para vestirme, una muy informal y práctica (la de la universidad) y la otra completamente de mi agrado, sin importar cuan excéntrico o no funcional fuese el atuendo. Y desde 2011 estoy trabajando como diseñadora independiente, cosa que ha facilitado la construcción de un guardarropa que me gusta y estoy dispuesta a usar mucho tiempo y muchas veces, no conservo nada que no me haga sentir cómoda y si lleva más de 6 meses sin usarse, se va. 

Mi closet está lleno pero me faltan otras cosas, tengo muchas metas y planes que requieren fondos, no sé en qué momento di la impresión de que la ropa era mi prioridad, lamento el mal entendido. De todos modos tengo todavía bastantes vestidos que no han salido en el blog y muchas más formas de usar los que sí han figurado. 


Por cierto, no crean que si se me rompen unas medias no las voy a comprar; a lo que me refiero es que mis gastos recreativos no van a ser en ropa. 


Tuesday, January 14, 2014

Essayer des vêtement


Toda esta ropa está disponible en Coucou. 







Para acceder a cualquiera de estas prendas o visitar el "show room" en Cúcuta, pueden ir a la Calle 2N #7E-40 Edificio Espíritu Santo (Sobre la doble de los Pinos) y si están en otra ciudad hay envíos por Deprisa o Servientrega.

COUCOU

Visitando Coucou


Ya antes les había hablando de Coucou y de las actividades que se llevan acabo allí. En Coucou se venden ropa y accesorios, pero también se prestan asesorías y la comunidad en internet, comparte a diario consejos de belleza y salud. Me siento muy feliz visitando el lugar, no solo se han convertido en mi almacén favorito sino que a la vez me siento muy afortunada de saber que son mis amigos y que su pequeño proyecto haya tomado una forma tan encantadora. 



Mi primer pedido Coucou fue en 2011 y desde ese momento sigo muy atenta todas las colecciones. Coucou nunca decepciona. 





La decoración es hermosa y combina a la perfección con los valores de la marca. 



Me encanta este vestido, es una lástima que sea tan a fiel a mis resoluciones de año nuevo; prometí no comprar ninguna prenda este año. 



Esta otra belleza se amarra en la espalda con un delicado listón de satén. 

Hoy fue un día divertido, me probé las prendas que acaban de llegar y tomamos muchas fotos, las cuales podrán ver en la próxima entrada.